Si continuas navegando, aceptas el uso de cookies. más información

El uso de cookies en esta web están activados para conseguir una mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando aceptarás el uso de cookies.

Cerrar

Bar Oboe: Contigo empezó todo…

  • , en Omnikin Rosa

    En la farándula elitista de este maravilloso mundo del Kin-Ball, se juntaros los ingredientes necesarios…

    …Para generar un caldo de cultivo de salseo sin parangón. Desde mi punto de vista (en la zona VIP) contemplé a lo lejos al que sería el futuro MVP del torneo: Pablo Jaén, de K-Olea, un tanto alejado del abrigo de su capitán y su equipo.

    Cualquier otra persona se hubiese echado atrás o hubiese entendido que en mitad de la noche y tras la mitad de un bonocopas no era el momento de hablar de negocios. Cualquier otra persona, pero yo no.

    Decidí no entrar demasiado pronto; los que le conocen dicen que es un animal asustadizo, familiar. Preferí esperar mi momento y dejar que los cubalibres liberaran el verdadero espíritu aventurero que yo sabía que escondía tras esa escaparate tímido y cuco a partes iguales.

    Consulté la hora en mi caro reloj y decidí pedirme otro gin-tonic, tras lo cual volví a mi privilegiado asiento y me dediqué a escuchar a los grandes jugadores que me rodeaban.

    Tenía a la mitad de mi equipo perdido entre la masa femenina que por alguna manera acudió al bar con más carne que tela… (Sepi no tuvo nada que ver) y la mitad que aún vocalizaba me rodeaba y disfrutaba del ambiente.

    Dejé mi copa en la mesa de madera de boj, me peiné y me ajusté la corbata:

    Patry, saca el talonario y la Montblanc, es hora de hacer negocios”

    Me dirigí a Sara Temprano, que disfrutaba de su bebida sin tener la menor idea de lo que se acontecía… en ese momento supe que la había pillado.

    Veréis, si algo sé de este mundo de los negocios, es que no hay batalla más ganada que la que nadie sabe que se va a librar y este era el claro ejemplo.

    Redacté un par de cláusulas a mano en el contrato vinculante y se lo tendí como Papá Noel tiende un regalo al pequeño que espera su premio. La reacción fue inmediata y aunque no me gusta presumir, supe que me acababa de cepillar la cláusula de rescisión de KCB Curifrisquis en un periquete.

    A la tensión y la duda inicial le siguió el júbilo de las buenas decisiones. Las que se celebran con otro bonocopas y presagian una resaca digna de recordar. Fotito con la nueva adquisición y aparcado. Siguiente.

    Tracé el camino hacia mi siguiente objetivo y reparé en la presencia de una persona que había que había que sondear previamente si quería tener acceso pleno al jugador. Pakurro me esperaba estratégicamente en la línea recta:

    Todos mis jugadores tienen carta de libertad, ellos están donde quieren estar. Estoy tranquilo”

    Tranquilo, machote. Tú tienes los títulos pero yo tengo el fajo y la farándula. Somos el equipo de moda. Confiado y desafiante, el capitán de K-Olea me dio rienda suelta para tentar a su jugador: No iba a perder mi oportunidad.

    Tras la toma de contacto con el capitán y agente del jugador, me dirigí en persona hacia Pablo Jaén y le pregunté sin miramientos:

    ¿Sabes dónde está el futuro del Kin-Ball en España, verdad?”

    Pablo apuró su copa, esbozó una sonrisilla y me dijo:

    Siempre que me necesites, allí estaré, Míster”

    La larga sombra de Pakurro se cernía detrás de nosotros, pero no fue suficiente. A decir verdad, mientras redactaba su contrato, Pablo me fue contando ciertas particularidades que quería incluir… Alguna cláusula con K-Olea, algo de dinero de tal, publicidad, agentes, que si no quiero jugar con Cantín… Bueno.

    Al fin y al cabo conseguí lo que quería: Sara TempranoPablo Jaén, firman por Al Mayrit a requerimiento del Club las dos próximas temporadas.

    Haters gonna hate

    Papá siempre os cuida.

    Por .

Twitter

Galería Flickr

COKE 2017
Licencia Creative Commons
Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.