Si continuas navegando, aceptas el uso de cookies. más información

El uso de cookies en esta web están activados para conseguir una mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando aceptarás el uso de cookies.

Cerrar

Crónica de un traspaso anunciado

  • , en La Franquicia, Omnikin Rosa

    Así se ataron los cabos del último fichaje verdinegro.

    24/9

    Suena el teléfono, es tarde. Apenas había dejado el coche en el garaje y no he sido capaz de coger todo lo que tengo en el maletero. La verdad no tenía ni idea si Nerea (mi secretaria) había completado el transfer request del día anterior… Todos estos últimos movimientos me habían dejado algo reseco, había conseguido cuadrar los salarios hasta 2019 pero el Comisionado no paraba de dar la brasa con la inscripción definitiva y Competición no era mejor.

    Nerea me saluda y me dice que hay un par de llamadas con prefijo de otro estado que debería atender, al parecer la agencia libre y la nueva política de traspasos en el extranjero había salido adelante y eso podría abrirnos el mercado. Aún algo cansado del día y tras las continuas peleas con los representantes de varios jugadores, decido que no es el momento de meterme en camisas de once varas, quizá después de cenar.

    Ya sin los zapatos y con la tripa llena activo el altavoz y voy encendiendo mi ordenador, el sonidito del inicio del iMac me recuerda que tengo que configurar mi nuevo iPhoneX, las nuevas tecnologías van siempre de la mano con los grandes ejecutivos.

    “Mi jugador no ha llegado a ningún acuerdo con los equipos del distrito sur, acaba contrato en menos de 24h y estaría dispuesto a un máximo por un año más dos posibles restringidos”

    La voz de Pak Urrishman cala en mi subconsciente y aunque no suelo prestar atención cuando miro la preciosa silueta de la noche de Madrid, sé que hay que mover ficha. Evidentemente, no sé si soy el primero en conocer la noticia, pero no quiero hacer nada sin pensarlo varias veces, alguna franquicia podría enterarse y eso elevaría la ficha si saben que tengo algún interés. Calma César, no te has hecho señor de un imperio por actuar precipitadamente.

     

    25/9

    La caótica lluvia repiquetea en la chapa blindada de la limusina, prefiero no arriesgarme, que llevo el traje de raya diplomática que me regaló mi querida, que entre él. Jay B golpea suavemente la ventana tintada y le abro, buenas noticias: La división central está atestada de grandes traspasos y casi todos los equipos han hecho su jugada. Este hombre no suele trabajar mucho, digamos que tiene un contrato corrosivo; no obstante sabe hurgar y yo sé que no financia a cualquiera. La información es correcta. Si el resto de equipos están sin margen salarial, tengo ventaja.

    Doblando la milla de oro vuelve a sonar el teléfono y es Nerea. Ha consultado las arcas y tras cortar dos contratos infructuosos, tenemos hueco. Bueno, si bien es cierto que esta mujer sabe lo que se hace con el ordenador, también lo es que a veces sus balances son incorrectos. Como sea, yo prefiero consultarlo directamente, dejarle a ella las llamadas aburridas y antes de devolver la llamada a Urrishman, me pongo en contacto con El Jugador, marco el numero aún sin guardar:

    “-¿Qué tal, tío? ¿Qué esperas lograr aquí? Sabes que esta es una ciudad muy grande y no siempre se puede contentar a todos, habrá noches que juegues de lujo y algunos aficionados no lo entiendan así, en este club lo más importante es mantenerse unidos. Nos gustaría que te unieses a nosotros, pero hay ciertas cosas que hablar ant…

    -¿Está cogido el número 8?

    -A esto me refiero, aquí hay jerarquías y tienes que entender que en esta ciudad la veteranía y el sudor de la camiseta tiran más que lo demás. El 8 lo tiene Philip, no hay nada que hacer ahí.

    -¿Philip? ¿El Philip Ollas que se puso el peinado terrible el año pasado? También es del sur, sé quien es… Como sea, quiero unirme a Papá y ganarlo todo, créame señor Jekes”

    Jay se echa a reír y tengo que apartarme del móvil para hacerle un gesto, si quiero parecer serio… La verdad que el peinado de Ollas es lamentable, pero bueno, esto es una llamada de negocios.

    -Escucha, a lo largo de la tarde o quizá esta noche te vuelva a llamar, estoy llegando al Comisionado, tenemos un problema con Competición. Nos quieren vetar el traspaso por no sé qué historias del máximo salarial, o del artículo interdistritos, tú ni caso. Esta tarde te llamo y cerramos esto. Por cierto, el 8 no, pero creo que el 88 está libre. Hablamos.

    Cuelgo y llego al vomitorio central, veo la ventanilla al fondo y camino alegre. Sí, es él: Pant Obama. Este tío me da miedo y respeto, siempre que vengo con papeles de traspasos los revisa minuciosamente y me acabo arrepintiendo de haber salido elegido General Manager… Me recibe con una camisa horrible: azul eléctrico y tigres rugiendo (?). Le pega, la verdad. Entrego los papeles y antes siquiera de poder frotar mi sello de oro o colocarme los tirantes ya tengo que oír tonterías:

    -Este tipo es del distrito sur, hace falta la cesión de su agente y hasta que no se apruebe la ley de traspasos interdistritos, tengo que bloquear este movimiento.

    Me escruta y averiguo cierto recochineo, en su tono hay maldad. Está hasta los cojones de sellar los transfers y en su trabajo no le ayuda ni Dios. Debería haber alguien ayudándole a gestionar estas cosas. Yo a lo mío.

    -Señor Obama, dicho artículo se aprobó anoche y creo que se añadió al reglamento, tan solo tenemos que firmar este papelito y podré hacer la oferta a mi jugador, no sea así. Sé que usted además de todo esto, también regula Arbitraje y que está cansado, pero yo solo intento acortar plazos.

    -Señor Jekes, aunque se aprobó anoche, quedan veinticuatro horas para que se pueda añadir al reglamento y entrar en vigor, su traspaso no se puede hacer efectivo hoy, lamentablemente tendrá que esperar. Sepa que al menos ha sido el primero en visitarme hoy, creo que por la lluvia. Pase un buen día y si tiene suerte, mañana nos vemos de nuevo.

    Salgo del maldito edificio de la liga cabreado como una mona, pero bueno, al menos soy el primero; si alguien intenta adelantarme por la derecha se topará con la misma piedra que yo. Sé que tengo ofrecido un maxímo de un año pero… ¿Y si decide firmar en otro equipo por 3-4 años con FA garantizada al terminar? Pak y yo somos colegas y sé que no me mentiría con los intereses… Como sea, tengo que desatar este nudo. Con este trade somos contender automáticamente, tras años acariciando la liga, estoy decidido a llevármela este año.

    Jay está jugando al Clash Royale y cuando entro disimula y me mira nervioso.

    -A casa, Johann. Tengo que pensar…

    Mi choffer arranca y sale a la autopista. Los árboles se sincronizan con los edificios de fondo y todo parece una composición de colores reiterativos, me relaja. La perspectiva de Madrid es preciosa cuando llueve, mis cuatro torres surgen del suelo y parece como si gobernasen la ciudad, poco a poco he ido dejando huella aquí y no me va a detener esto. Tengo que asegurarme de que Urrishman solo ha hablado conmigo, y si no ha sido así, tengo que ser el mejor postor. Aprovecharé para dar la noticia al grupo y sondearé opiniones, no quiero actuar de espaldas a nadie, la transparencia es fundamental.

    21:17

    Unanimidad. La plantilla y el entrenador han estado discutiendo los pros y contras y todos coinciden en que esto sería ridículamente positivo para todos. La posibilidad de formar un Big Three y dar comienzo a una era ponen los pelos de punta y gracias a esta llamada apaciguadora, puedo centrarme en lo principal, creo que me merezco un premio. Quizás tras el hidromasaje se me ocurra alguna genialidad para descolgar el teléfono de alguna manera creativa.

    Todos saben que Urrishman también es un hombre de negocios y nunca regala nada. Confiado y capaz, veremos que se trae entre manos. El hipnótico burbujeo del agua caliente consigue abstraerme y mientras dejo que los vapores y la sal marina inunden la atmósfera, cierro los ojos y empiezo a ensayar posibilidades. Tiene un as en la manga y está esperando a que me vea acorralado. Ahora que lo pienso… Tiempo atrás ya intentó pescar por aquí y fue precisamente la protección interdistritos lo que jugó a mi favor… Si me adelanto y llamo yo, sacaré ventaja.

    23:28

    -Urrishman, lo que puedo ofrecer a tu jugador es un máximo de un año y otro a elección, renovable. Tómalo como una especie de cesión, si juega con nosotros la Liga conseguiremos grandes éxitos y para cuando lleguen los torneos nacionales podrías volver a disponer de él. A efectos prácticos es más tuyo que mío, pero ambos salimos beneficiados, te libras de una ficha y yo consigo mi Big Three.

    Sueno convencido, si algo sale mal, siempre puedo jugar la baza del 2+1 con un sing and trade de alguien que le interese.

    -Emmmm, me pillas un poco mal, no esperaba la llamada hasta mañana… Te puedo decir que se acerca bastante a lo que tenemos pensado, no obstante me gustaría una cesión a cambio, tienes una pieza que quiero incluir en mi equipo.

    Ya sabía yo, este tío no baja la guardia, tengo que centrarme en lo que me interesa, si sabe que es sólo por un año quizás me deje en paz.

    -Es un trade sencillo, 1 año y fuera… Ayer mismo acabamos de cerrar salarios y a Nerea ya de por sí no le va a gustar añadir uno nuevo ahora que lo tiene todo en orden, si me haces abrir otra vez esa puerta, créeme que te va a ir a buscar y te va a dar un tirón de orejas… Esto tiene que cerrarse aquí.

    La risa de Pak me hace estremecer, no sé si es tan insensato como para pasar por alto mi aviso o si es que de verdad quiere zanjar esto y sacar tajada, en cualquier caso, intuyo que soy el primero en descolgar el teléfono. Aunque las noticias vuelan y siempre se filtra basura a la prensa, habría leído algo en “La verdad antes que la paz” y esta vez no era el caso.

    -Hagámoslo sencillo entonces, entre colegas. Esto es un acuerdo amistoso, un año. Dame un rato para hablar con él y después es todo tuyo, ¿de acuerdo?

    26/9

    Jay B está contento. Lleva todo el trayecto jugando al Clash Royale y no ha palmado ninguna. Me sorprende la capacidad que tiene para reírse de mí… A fin de cuentas, le debo mucho dinero a este tipo. Eligió bien a la hora de invertir en mi franquicia. Hoy hace sol, este traje me favorece: Gris oscuro, punto de ojo de perdiz y los gemelos de la A y la M. Esta vez el trayecto a la ventanilla del señor Obama parece distinto.

    -Aquí tienes, trade, firma y todo lo demás.

    Me mira sonriente.

    -¿Sabe que esto se podría clasificar como una Neymarada, verdad? Espero que le salga bien, señor Jekes.

    Guardo la Montblanc en el bolsillo interior izquierdo de la americana, me fijo en el contrato, los papeles… Todo en orden. Quizás este es el destino de los General Manager en la actualidad: Jugarse el puesto con movimientos de este tipo, teléfono arriba, teléfono abajo. Agentes, representantes, intereses, sueldos y como tejido de fondo: Una Liga.

    Suena el teléfono, aún no le tengo guardado y es que con tanto revuelo, no he tenido tiempo siquiera de actualizar el contacto. Maldita sea, este iPhone nuevo es horrible, ¿cómo se desbloquea…? Tengo que pensar cómo actualizar el contacto: ¿Guille K-Olea? ¿Guille, a secas?

    No, creo que este año lo mejor es que sea… El pulpo.

    -¿Qué tal Guille, has aterrizado ya? Puedes pasarte por la oficina cuando quieras, tenemos que hacer la foto oficial. Luego vete si quieres al Bernabéu o a la Cibeles si te apetece… Sacarás unas fotos preciosas para la posteridad.

    En el mostrador de la entrada, un vigilante lee un ejemplar de “La verdad antes que la paz” y no puedo evitar reír, estas cucarachas se enteran casi antes que los protagonistas:

     

    Guillermo Contreras, “El pulpo”, firma un contrato de un año tras un acuerdo amistoso entre directivos. La cesión se hará efectiva a lo largo de este mismo día. El jugador acepta el contrato máximo que le ofrece la franquicia y asegura títulos.”

     

    Fotógrafos, micrófonos, la rueda de prensa está casi lista, tan solo falta el protagonista, que espera nervioso tras el biombo con una maquilladora. El verde le sienta bien, para qué mentir. Camina lento pero seguro, la sala se inunda de luz. Coge su nueva camiseta y sonríe.

     

    A veces la realidad supera a la ficción.

    Por .

Twitter

Galería Flickr

COKE 2017
Licencia Creative Commons
Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.