Si continuas navegando, aceptas el uso de cookies. más información

El uso de cookies en esta web están activados para conseguir una mejor experiencia de usuario. Si continuas navegando aceptarás el uso de cookies.

Cerrar

Torneo de Quintanar: Resumen y sensaciones

  • , en Torneos

    No fue un torneo cualquiera, en eso coincidieron todos o prácticamente todos los asistentes al mismo. ¿Por qué motivo?

    El olor a torneo era embriagador, desde el comienzo de la semana hasta el mismo día del viaje, estaba en boca de todos, jugar ambos equipos unidos por el torneo. Teníamos tantas ganas de viajar y pasarlo bien, que nos olvidamos de todo lo demás. La premisa estaba clarísima:

    Venimos a practicar y a entrenar, olvidáos de la presión y del mal rollo, a los torneos se viene a aprender

    El viaje se hizo corto con la habitual cantinela de los trayectos cortos, algo de música, conversaciones de besugo, cubos de rubik… Nos plantamos en Quintanar ya de noche, justo para la cena en el hotel. Desde allí nos movimos a un bar junto con más gente de otros equipos rivales a tomarnos un “algo“, pero sin envenenarnos.

    Esa sería el último día normal de la avanzadilla verde y negra.

    Captura de pantalla 2016-04-29 a las 15.20.31

    DÍA I

    Primer partido

    Primer partido contra K-Olea Hurricanes. Los unos, principales candidatos a llevarse el torneo y los otros, uno de los equipos más sólidos y compactos de todo Madrid, aspirante a ganar la liga (muy a nuestro pesar). Pues eso, a aprender y a intentar disfrutar de partidos como este.

    Empezamos perdiendo 2-2-0 y parecía que estaban las castañas peladas. Pero la sensación en el campo era bien distinta, habíamos peleado, habíamos hecho grandes jugadas, mejores defensas, y todo ello amparado por la actitud colectiva de: “Se está jugando genial, vamos a seguir así”.

    Dicho y hecho, primer periodo y a los que estaban ya calentando para el partido próximo, los volvimos a sentar en la grada. Nos daban por finiquitados, primer error.

    Llegó el sexto periodo y más de lo mismo, superiores en defensa, pocos errores en ataque. Llegamos a la final un punto por debajo y una vez más, remontada a K-Olea. Los que estaban calentando, a la grada.

    Triple empate a 2 y todo el mundo pendiente de este resultado, que condicionaría las quinielas clasificatorias en caso de sorpresa. Hurricanes se queda fuera, tras una gran pelea, viendo esta última final desde el banquillo. Intercambio de golpes, defensa férrea. Ataque de K-Olea, fuera por centímetros: Se obra el milagro.

    Del 0-2-2 al 3-2-2 y es que este deporte puede ser muy caprichoso a veces. De ser mero trámite a claros y justos vencedores, sólo hacía falta creérselo y luchar por ello. Tras este partido las felicitaciones rivales y del resto de participantes de otros equipos se sucedieron durante un buen rato. Y era normal, habíamos logrado una remontada épica.

    Segundo partido

    Sabíamos que iba a ser un duelo frontal contra KCB Curifrisquis, ya que el otro rival era un equipo novato. Liderados por un gran Pantoja, los de azul apretaron las tuercas y nos consiguieron sacar los colores en algunas ocasiones. No se puede subestimar y sobrestimar a nadie en este deporte, segundo error.

    Tras centrarnos defensivamente, conseguimos tomar el rumbo del partido y de ahí conseguimos sacar buen provecho hasta bien pasado el tercer periodo, donde se volvieron a complicar las cosas.

    Supimos salir airosos, segunda victoria. Huele a liderato.

    Tercer partido

    Lizards  KCB Sharks – Al MayritPosiblemente uno de los partidos más duros del torneo. Tres grandes equipos enfrentados, el desgaste físico jugaría un papel importante, ya que el que cometiera menos errores sería el vencedor.

    Bajo mi punto de vista, se mostró un nivel muy parejo por parte de todos los equipos y fueron los pequeños destellos individuales los que determinaron la sucesión de puntos. Las caras de los compañeros eran fiel reflejo del demoledor día que teníamos acumulado en las piernas.

    No fue para menos, y tras empezar perdiendo otra vez 0-2-1, tiramos de casta y corazón y nos enganchamos al partido con un periodo increíble, pasando por encima a ambos rivales.

    Tras el 1-1-2 jugamos nuestra mejor baza aquel día: Defensa, defensa, defensa. Las ocasiones para sumar, vendrían por esos derroteros. Y era cierto, no se despegó nadie de ningún otro hasta el final, cuando una bola corta, ajustadísima a más no poder, se salió fuera por escasos centímetros, privándonos de la posibilidad de hacer el torneo perfecto. Periodo para los andaluces y desempate contra nuestro rival liguero: KCB.

    Comenzamos dominando y se notó en el parcial (3-0). Aunque consiguieron sumar un par de punto seguidos, respondimos rápido y siempre mantuvimos la ventaja en el marcador, así pasó que un mal tiro de los de azul, directo a la pared les condenó a una tercera plaza.

    Habíamos hecho historia. Primeros de la liguilla. Día 1 casi inmejorable. Grandes jugadores, referencias y entrenadores… Todos coincidían en que habíamos sido justamente los mejores del torneo, grandes palabras para este equipo, equipo de orgullosos, de luchadores, de grandes guerreros y guerreras. Nuestra identidad.

    DÍA II

    Semifinales

    Hicimos una reunión de equipo previa al partido, más que necesaria. Hablamos de lo importante que había sido llegar hasta ese punto, de lo que bien que lo habíamos pasado, de lo que nos merecíamos pasar a la gran final. Pero todo ello carecía de sentido si no eramos capaces de concentrarnos en nuestro siguiente objetivo: Las semis contra MKT.

    Fue un partido que acabó antes de empezar, la mente no estaba en la semifinal, si no en la final. Nos creíamos merecedores de ella solo por haber sido el mejor equipo del torneo el día anterior. Subestimamos a un correoso equipo que no hizo más que aprovecharse de nuestros errores y poquito más. Tercer error.

    Traicionamos todo lo que nos había llevado hasta esa semifinal: la mentalidad, el orgullo y la ambición. Y lo cambiamos por desesperación y angustia, mala combinación si hablamos de competición, obviamente.

    Malas decisiones, malas caras, mal partido, mal resultado: A casa.

    Tras los abrazos y consuelo de gran parte del resto de equipos, nos limitamos a sentarnos en la grada y mentalizarnos de lo que acababa de pasar. No obstante, siempre sale el sol y de todo se aprende.

    CONCLUSIÓN

    Lo pasamos en grande y a pesar de haber podido acariciar la final e incluso haber podido optar a algún MVP, nos volvimos a casa con las manos vacías de premios, pero la cabeza llena de valiosas lecciones. Mucho honor de quedar primeros en liguilla, cuartos en la general.

    Con humildad llegamos y con orgullo nos marchamos. Siguiente parada: Martos.

     

    A trabajar.

     

    Por .

Twitter

Galería Flickr

Torneo Alcalá la Real 2017
Licencia Creative Commons
Licencia Creative Commons Atribución-CompartirIgual 4.0 Internacional.